La necesidad de pasar por el taller de cara a la operación salida

Hay varios elementos que hay que revisar antes de emprender un viaje largo.

Junio llega a su fin y con la entrada de julio se pone en marcha la primera operación salida del verano para la que se prevén más de 80 millones de desplazamientos por carretera. Este tipo de movimientos ponen de manifiesto la importancia de las revisiones que realizan los talleres antes de echarse a la carretera.

Estos son loss elementos de los vehículos que deben ser revisados por profesionales antes de iniciar cualquier viaje. Además, las altas temperaturas que se prevén para los próximos días suman un hándicap a la puesta a punto, ya que hay componentes que sufren más con el calor y son susceptibles de fallar.

Uno de los elementos que habrá que sustituir ante cualquier defecto son los neumáticos. Se trata de unas piezas que están constantemente en contacto con el asfalto y por lo tanto, sufren un mayor desgaste que ha ido aumentando durante los meses previos. Tanto el profesional como el usuario deben conocer su estado y saber que el mínimo de profundidad es de 1,3 milímetros para la banda de rodadura.

Comprobar la presión, deformaciones o un desgaste irregular serán claves para mantener la seguridad al volante.

Por otro lado, los diferentes componentes del sistema de frenado (discos, pastillas y líquido) deben someterse a un mantenimiento que debe estar al día y que, ante desgastes, tienen que ser sustituidos por un profesional.

También deberá revisarse el motor y mantener sus componentes lubricados. Revisar los niveles de aceite y líquido refrigerante evitará de futuras averías más costosas tanto en horas de trabajo para el taller como en dinero para el cliente.

Finalmente, el correcto funcionamiento del sistema de alumbrado, así como la altura de los faros, son aspectos fundamentales a tener en cuenta antes de viajar en estas fechas. Un alumbrado óptimo es esencial a la hora de conducir de noche o en días lluviosos.

Qué sistemas deben revisarse antes de trayectos largos

En los próximos días la DGT prevé 45,7 millones de desplazamientos con la operación salida del mes de agosto. Con el fin de evitar averías en estos viajes, estos son los elementos de importancia en un vehículo a revisar  antes de emprender un trayecto largo.

Entre los elementos  que hay que comprobar están los neumáticos, ya que con el calor su presión varía. No obstante, este aspecto debe revisarse periódicamente y sustituir las cubiertas cuando la profundidad del dibujo de la goma sea inferior a 1,6 milímetros o sufra deformaciones, golpes o desgaste irregular.

Además, una mala alineación de las ruedas afecta al desgaste de los neumáticos y a otros elementos de la dirección y la suspensión del coche, que debe revisarse cada 20.000 kilómetros.

El aceite y el filtro del coche son otros de los elementos que resultan de especial importancia, sobre todo en los vehículos diésel con filtros antipartículas. A esto hay que añadir que hay comprobar el líquido refrigerante, que previene el calentamiento del motor del coche y si no está en buen estado, será necesario cambiarlo.

Por lo que se refiere al circuito de climatización, este es un elemento de seguridad vital en la carretera, por lo que hay que comprobar la carga de aire y su perfecto funcionamiento para asegurar el confort y bienestar para el conductor.

Otro de los aspectos importantes es el sistema de frenado, teniendo que controlar el estado de las pastillas cada 10.000 kilómetros. Los discos de freno también deben comprobarse cada vez que se cambien las pastillas y sustituirse cuando el disco esté ovalado, oxidado, arañado, presente un reborde o el espesor sea inferior al límite establecido por el fabricante.

Asimismo, periódicamente tiene que comprobarse el líquido de frenos y sustituirlo cuando la temperatura de ebullición sea inferior a la establecida.