No te la juegues en la carretera y pon a punto tus neumáticos antes de irte de vacaciones

Con el inicio del mes de julio comienzan, para muchos, las vacaciones y, con ellas, los viajes. Si los haces por carretera, antes de coger el coche y poner rumbo al destino elegido es muy importante revisar un elemento fundamental y que muchas veces obviamos: los neumáticos.

Según datos de la DGT se prevén cerca de 16 millones de desplazamientos para estos meses de verano. Una conducción más segura de cada vehículo revierte en beneficio propio y en el de todos. Por ello, es recomendable recomienda comprobar siempre antes de viajar la presión y el dibujo del neumático. También, acudir a un especialista para comprobar el equilibrado y el paralelo. Además, es importante asegurarse de que, caso de que el vehículo la equipe, la rueda de repuesto se encuentra en perfecto estado.

Presión de la rueda

Controlar la presión (siempre con los neumáticos en frío) es indispensable para lograr las mejores prestaciones del vehículo, más aún en los meses de verano, cuando la temperatura del asfalto es mucho mayor.

Hay que tener en cuenta que la presión ideal va en función de cada vehículo, pero también influyen otros factores como el número de pasajeros, la velocidad media o el equipaje.

Por eso siempre es aconsejable circular con la presión recomendada por el fabricante para cada circunstancia.

Dibujo y desgaste

Durante estos meses, el calor puede hacer que el asfalto alcance unas temperaturas de hasta 70ºC. Esta situación conlleva que el desgaste de la superficie sea considerablemente mayor al que se produce en otras épocas del año.

Cualquier vehículo que circule con una profundidad del dibujo inferior a 1,6 mm, no solo carece de las garantías de seguridad necesarias, sino que legalmente no está habilitado para transitar por la carretera.

Equilibrado y paralelo

Circular con el paralelo del vehículo en mal estado acelera de manera considerable el desgaste de los neumáticos sin que en muchos casos el conductor se percate.

Algunas de sus consecuencias son:

– Generas un desgaste irregular.

– Las frenadas son menos efectivas.

– La suspensión se ve afectada, lo que termina suponiendo un gasto extra en reparaciones.

– Genera un mayor ruido de rodadura.

– También aumenta las vibraciones, lo que disminuye el confort.

Rueda de repuesto

Si el coche cuenta con rueda de repuesto, es muy importante no olvidar tenerla a punto en todo momento y comprobar su estado periódicamente. A nadie le gustaría quedarse tirado por una avería de los neumáticos en medio de la carretera y esperar a la grúa con el sofocante calor por no haberla revisado.

A través de la Etiqueta Europea del Neumático los usuarios pueden conocer valores como la eficiencia, la adherencia o el ruido realizado por las cubiertas. De esta forma, cuando llegue el momento de cambiarlas, se podrán escoger las que más se adecúen a las necesidades concretas del vehículo.

La necesidad de pasar por el taller de cara a la operación salida

Hay varios elementos que hay que revisar antes de emprender un viaje largo.

Junio llega a su fin y con la entrada de julio se pone en marcha la primera operación salida del verano para la que se prevén más de 80 millones de desplazamientos por carretera. Este tipo de movimientos ponen de manifiesto la importancia de las revisiones que realizan los talleres antes de echarse a la carretera.

Estos son loss elementos de los vehículos que deben ser revisados por profesionales antes de iniciar cualquier viaje. Además, las altas temperaturas que se prevén para los próximos días suman un hándicap a la puesta a punto, ya que hay componentes que sufren más con el calor y son susceptibles de fallar.

Uno de los elementos que habrá que sustituir ante cualquier defecto son los neumáticos. Se trata de unas piezas que están constantemente en contacto con el asfalto y por lo tanto, sufren un mayor desgaste que ha ido aumentando durante los meses previos. Tanto el profesional como el usuario deben conocer su estado y saber que el mínimo de profundidad es de 1,3 milímetros para la banda de rodadura.

Comprobar la presión, deformaciones o un desgaste irregular serán claves para mantener la seguridad al volante.

Por otro lado, los diferentes componentes del sistema de frenado (discos, pastillas y líquido) deben someterse a un mantenimiento que debe estar al día y que, ante desgastes, tienen que ser sustituidos por un profesional.

También deberá revisarse el motor y mantener sus componentes lubricados. Revisar los niveles de aceite y líquido refrigerante evitará de futuras averías más costosas tanto en horas de trabajo para el taller como en dinero para el cliente.

Finalmente, el correcto funcionamiento del sistema de alumbrado, así como la altura de los faros, son aspectos fundamentales a tener en cuenta antes de viajar en estas fechas. Un alumbrado óptimo es esencial a la hora de conducir de noche o en días lluviosos.