No te la juegues en la carretera y pon a punto tus neumáticos antes de irte de vacaciones

Con el inicio del mes de julio comienzan, para muchos, las vacaciones y, con ellas, los viajes. Si los haces por carretera, antes de coger el coche y poner rumbo al destino elegido es muy importante revisar un elemento fundamental y que muchas veces obviamos: los neumáticos.

Según datos de la DGT se prevén cerca de 16 millones de desplazamientos para estos meses de verano. Una conducción más segura de cada vehículo revierte en beneficio propio y en el de todos. Por ello, es recomendable recomienda comprobar siempre antes de viajar la presión y el dibujo del neumático. También, acudir a un especialista para comprobar el equilibrado y el paralelo. Además, es importante asegurarse de que, caso de que el vehículo la equipe, la rueda de repuesto se encuentra en perfecto estado.

Presión de la rueda

Controlar la presión (siempre con los neumáticos en frío) es indispensable para lograr las mejores prestaciones del vehículo, más aún en los meses de verano, cuando la temperatura del asfalto es mucho mayor.

Hay que tener en cuenta que la presión ideal va en función de cada vehículo, pero también influyen otros factores como el número de pasajeros, la velocidad media o el equipaje.

Por eso siempre es aconsejable circular con la presión recomendada por el fabricante para cada circunstancia.

Dibujo y desgaste

Durante estos meses, el calor puede hacer que el asfalto alcance unas temperaturas de hasta 70ºC. Esta situación conlleva que el desgaste de la superficie sea considerablemente mayor al que se produce en otras épocas del año.

Cualquier vehículo que circule con una profundidad del dibujo inferior a 1,6 mm, no solo carece de las garantías de seguridad necesarias, sino que legalmente no está habilitado para transitar por la carretera.

Equilibrado y paralelo

Circular con el paralelo del vehículo en mal estado acelera de manera considerable el desgaste de los neumáticos sin que en muchos casos el conductor se percate.

Algunas de sus consecuencias son:

– Generas un desgaste irregular.

– Las frenadas son menos efectivas.

– La suspensión se ve afectada, lo que termina suponiendo un gasto extra en reparaciones.

– Genera un mayor ruido de rodadura.

– También aumenta las vibraciones, lo que disminuye el confort.

Rueda de repuesto

Si el coche cuenta con rueda de repuesto, es muy importante no olvidar tenerla a punto en todo momento y comprobar su estado periódicamente. A nadie le gustaría quedarse tirado por una avería de los neumáticos en medio de la carretera y esperar a la grúa con el sofocante calor por no haberla revisado.

A través de la Etiqueta Europea del Neumático los usuarios pueden conocer valores como la eficiencia, la adherencia o el ruido realizado por las cubiertas. De esta forma, cuando llegue el momento de cambiarlas, se podrán escoger las que más se adecúen a las necesidades concretas del vehículo.

¡QUE NO TE PASE A TI!

El Racc prevé 1,3 millones de asistencias este verano

Se estima que en agosto más de 476.800 vehículos tendrán alguna incidencia, lo que se traduce en más de 15.300 servicios diarios.

La primera causa de averías en verano tiene su origen en el sistema eléctrico general del coche

La empresa de asistencia en carretera explica que de los más de 4,5 millones de servicios que se producen en España cada año, la temporada estival es la que mayor número de asistencias concentra.

Así, se estima que, en agosto, más de 476.800 vehículos tendrán alguna incidencia, lo que se traduce en más de 15.300 asistencias diarias. El día más conflictivo se prevé que sea el 16 del mencionado mes, fecha en la que se calcula que unos 23.800 coches solicitarán ayuda mecánica.

Por otro lado, la primera causa que provoca las averías en esta época del año (43% de los casos) es el sistema eléctrico general del vehículo. De estos, el 33% corresponde a problemas con la batería y el 13,6% a otros motivos, según el Racc.

En segundo lugar, se encuentran las ruedas, los sistemas de dirección, la suspensión y los frenos como focos de daños (16,6%), seguidos por los componentes mecánicos (11,6%).

Asimismo, la empresa aseguradora subraya que los servicios se concentran entre las ocho y las once de la mañana durante el año y entre las cinco y las siete de la tarde. En verano, esta frecuencia empieza a las nueve y, por la tarde, se alarga hasta las ocho.

Para evitar tales circunstancias, el Racc aconseja hacer las pertinentes revisiones indicadas por el fabricante. Además, durante el viaje se debe comprobar cualquier indicación del cuadro de instrumentos que advierta de problemas mecánicos y, en caso de avería, revisar si se dispone de todos los elementos de seguridad obligatorios.