No te la juegues en la carretera y pon a punto tus neumáticos antes de irte de vacaciones

Con el inicio del mes de julio comienzan, para muchos, las vacaciones y, con ellas, los viajes. Si los haces por carretera, antes de coger el coche y poner rumbo al destino elegido es muy importante revisar un elemento fundamental y que muchas veces obviamos: los neumáticos.

Según datos de la DGT se prevén cerca de 16 millones de desplazamientos para estos meses de verano. Una conducción más segura de cada vehículo revierte en beneficio propio y en el de todos. Por ello, es recomendable recomienda comprobar siempre antes de viajar la presión y el dibujo del neumático. También, acudir a un especialista para comprobar el equilibrado y el paralelo. Además, es importante asegurarse de que, caso de que el vehículo la equipe, la rueda de repuesto se encuentra en perfecto estado.

Presión de la rueda

Controlar la presión (siempre con los neumáticos en frío) es indispensable para lograr las mejores prestaciones del vehículo, más aún en los meses de verano, cuando la temperatura del asfalto es mucho mayor.

Hay que tener en cuenta que la presión ideal va en función de cada vehículo, pero también influyen otros factores como el número de pasajeros, la velocidad media o el equipaje.

Por eso siempre es aconsejable circular con la presión recomendada por el fabricante para cada circunstancia.

Dibujo y desgaste

Durante estos meses, el calor puede hacer que el asfalto alcance unas temperaturas de hasta 70ºC. Esta situación conlleva que el desgaste de la superficie sea considerablemente mayor al que se produce en otras épocas del año.

Cualquier vehículo que circule con una profundidad del dibujo inferior a 1,6 mm, no solo carece de las garantías de seguridad necesarias, sino que legalmente no está habilitado para transitar por la carretera.

Equilibrado y paralelo

Circular con el paralelo del vehículo en mal estado acelera de manera considerable el desgaste de los neumáticos sin que en muchos casos el conductor se percate.

Algunas de sus consecuencias son:

– Generas un desgaste irregular.

– Las frenadas son menos efectivas.

– La suspensión se ve afectada, lo que termina suponiendo un gasto extra en reparaciones.

– Genera un mayor ruido de rodadura.

– También aumenta las vibraciones, lo que disminuye el confort.

Rueda de repuesto

Si el coche cuenta con rueda de repuesto, es muy importante no olvidar tenerla a punto en todo momento y comprobar su estado periódicamente. A nadie le gustaría quedarse tirado por una avería de los neumáticos en medio de la carretera y esperar a la grúa con el sofocante calor por no haberla revisado.

A través de la Etiqueta Europea del Neumático los usuarios pueden conocer valores como la eficiencia, la adherencia o el ruido realizado por las cubiertas. De esta forma, cuando llegue el momento de cambiarlas, se podrán escoger las que más se adecúen a las necesidades concretas del vehículo.

La DGT controlará el buen estado de los vehículos

 CyC

En el caso de las gomas, la DGT ha querido poner el acento en el más de un millón de automóviles que circulan con defectos graves relacionados con una profundidad inferior al límite legal establecido (1,6 mm), un desgaste irregular debido a una mala suspensión o una alineación incorrecta y otros derivados de circular con una presión errónea, ya sea por exceso o por defecto.

«Los neumáticos constituyen el único y decisivo contacto con la carretera. Son los encargados de asegurar la adherencia en el empuje, en la frenada y en el deslizamiento lateral. También se encargan de que la dirección del recorrido del vehículo sea la deseada por el usuario y de la amortiguación de las imperfecciones del pavimento», señalan desde la Dirección General de Tráfico.

Además, la entidad tampoco ha querido olvidar la especial relevancia que adquieren los neumáticos en vehículos de uso profesional, como son las furgonetas, que suelen presentar más y peores defectos en este elemento del triángulo de seguridad.

Por otro lado, los Agentes de Tráfico también vigilará muy de cerca el buen estado del alumbrado, señalización, ITV en regla o documentación, todo ello con el objetivo de evitar accidentes relacionados con el mantenimiento de un parque automovilístico cada vez más envejecido. Según el último estudio de la DGT, el riesgo de fallecer o sufrir una lesión con hospitalización aumenta con la antigüedad del vehículo. Así, la antigüedad media de los vehículos en los que viajaban las víctimas mortales de accidentes en carretera en 2016 fue de 12 años en turismo, 9 años en motocicleta y de 13 años en el caso de camiones de hasta 3.500 kg.

«Teniendo en cuenta esta relación entre riesgo y antigüedad del vehículo, el mantenimiento adecuado de todos los elementos de seguridad se convierten en una actividad imprescindible para combatir la siniestralidad», explican.