pulir faros coche, teller mecánica rápida

Pulir los faros del coche: Consejos y trucos

Con el paso del tiempo habrás notado que los faros de tu coche se han vuelto mate. Esto se debe a que, por seguridad, están elaborados con un material plástico como el policarbonato que, en caso de atropello o accidente, no produce lesiones graves en los afectados. No obstante, con el paso de los años y las inclemencias del tiempo, estos materiales se deterioran relativamente rápido, la exposición a la luz solar o los pequeños impactos reducen la visibilidad notablemente.

¿Ha llegado el momento de pulir los faros de tu coche? Para que queden como nuevos, la mejor opción es acudir a un taller de vehículos especializado como Louzán. Conseguirás un resultado duradero y profesional no solo a nivel estético sino también de seguridad. Sin embargo, para las ocasiones en las que pulir los faros sea urgente y el deterioro no sea muy acusado, existen algunos trucos para hacerlo en casa.

Cómo pulir los faros del coche en casa

Pasta de dientes

Para este truco solo necesitarás un trozo de papel, limpiacristales y pasta de dientes. Lo primero que debes hacer es aplicar la pasta de dientes con un trozo de papel sobre el faro con movimientos circulares. Una vez hayas terminado rocía con limpiacristales la superficie y retíralo con otro trozo de papel. Si quieres asegurar un poco más el resultado, puedes aplicar una capa de barniz transparente en los faros, de esta forma quedarán más protegidos.

Este truco es muy fácil y rápido pero debes tener en cuenta que solo resultará cuando los daños de los faros sean mínimos.

Pulimento especializado

Para obtener un mejor resultado a la hora de pulir los faros del coche podemos recurrir al pulimento especializado. No obstante, para llevar a cabo este procedimiento hay que disponer de un kit de pulimento específico y tener mucho cuidado al aplicarlo.

Para comenzar, debes encintar el borde del faro con cinta de carrocero y limpiar toda la superficie con agua y jabón. Una vez esté seca, procederás a lijar el faro con una lija de agua de diferentes granulados con movimientos circulares. Cuando esté bien lijado, para eliminar los restos de plástico que hayan podido quedar, debes limpiar el faro con agua y sin jabón.

Tras todo este proceso, debes aplicar el pulimento líquido de forma muy homogénea para que se extienda por todos los poros del faro. Una vez terminado, debes pasar la pulidora con un disco de lana frotando toda la superficie. Si ves que el resultado no es el esperado puedes volver a aplicar el pulimento y repetir el proceso. Una vez hayas terminado, deja secar un par de horas y tendrás tu faro en perfectas condiciones.

La recomendación de Louzán

Como comentamos anteriormente, estos trucos son útiles en casos puntuales y cuando el deterioro sea leve. Pero a la hora de pulir los faros de tu coche de manera profesional, recurre a centros especializados en reparación de coches.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies