Neumático calidad Louzan

¿Por qué es vital circular con neumáticos en buen estado?

Neumaticos en buen estadoA la hora de conducir, siempre debemos contar con la máxima seguridad posible. Para conseguirlo, debemos prestar especial atención al Triángulo de la seguridad formado por neumáticos, frenos y amortiguadores, tres elementos clave cuando revisamos nuestro  vehículo. En este artículo, hablaremos particularmente de los neumáticos y la importancia de mantenerlos en buen estado.

 

Los neumáticos son el único punto de contacto del automóvil con el suelo, por lo que sufren mucho desgaste y han de ser revisados con frecuencia. Si ignoramos las señales y no vigilamos las posibles deficiencias de los neumáticos, las consecuencias pueden ser fatales. Entre los problemas más frecuentes por no atender a nuestras ruedas, nos encontramos con la posibilidad de sufrir un reventón, tener una mala frenada, hacer aquaplaning o que nuestro incidente no sea cubierto por el seguro.

 

Para evitar cualquiera de estos problemas y prolongar la vida de nuestros neumáticos te aconsejamos seguir las siguientes recomendaciones:

· Conducción adecuada. Una mala conducción puede desgastar con rapidez las ruedas, por ejemplo al someterlas a golpes, baches o frenadas bruscas. Puede parecer algo evidente, pero este punto es crucial para alargar la vida de nuestros neumáticos.
· Revisar la rueda de repuesto. Aunque no será una rueda que usemos con frecuencia, es importante que lo poco que circulemos con ella sea de manera segura.
· Rotación de neumáticos. Esta práctica, consiste en rotar la posición de las ruedas para compensar un desgaste desigual. Se debe hacer pasando los de atrás hacia delante, nunca cruzándolos o cambiándolos de lado.
· Montar los neumáticos en mejor estado en el eje trasero. En este punto, la tracción de nuestro vehículo no tiene nada que ver. En caso de sufrir un patinazo o un reventón, se intenta controlar el coche manejando la dirección, que actúa sobre el eje delantero. Con esto conseguimos una mejor adherencia en el eje sobre el que no tenemos control.
· Revisiones periódicas de la presión. Se deben realizar, como mínimo una vez al mes y con el coche en frío. La presión nunca debe superar el máximo establecido por el fabricante, y tampoco deberá ser inferior a la mínima. Así, conseguiremos una buena adherencia y aumentaremos nuestra seguridad.
· Equilibrado de las ruedas. Con ello se busca impedir o eliminar las vibraciones y evitar un desgaste anticipado. Las ruedas de un vehículo nuevo, ya vienen equilibradas, pero se debe revisar si se sustituye o golpea alguna.
· Cambio de válvula. Para preservar la hermeticidad del neumático, se debe cambiar de válvula cuando se monte un neumático nuevo.

 

No hay comentarios

Publicar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies