mantenimiento sistema escape, taller de vehículos

Así debe ser el mantenimiento del sistema de escape de tu coche

Realizar un buen mantenimiento del sistema de escape es fundamental para la salud, tanto de tu coche, como ambiental. El correcto funcionamiento de este elemento influye de forma directa en el rendimiento del motor. Así, un sistema de escape en mal estado puede suponer una reducción de la potencia del coche, además de su impacto negativo en el medio ambiente. ¿Quieres convertirte en un experto en el cuidado de este sistema? Entonces no te vayas, ¡nosotros te ayudamos!

¿Qué función cumple el sistema de escape?

Este elemento canaliza de forma controlada los gases que se producen en el proceso de combustión. Su principal función es reducir el nivel de toxicidad de dichos gases, y mermar el ruido que se produce durante su salida. El mal estado de este sistema puede provocar un consumo de combustible desmesurado, con sus correspondientes implicaciones ambientales y económicas.

Existen numerosas causas que pueden provocar un deterioro prematuro de este elemento. El uso frecuente del coche, los golpes con piedras, baches o bordillos, los propios gases de combustión, las variaciones de temperatura y humedad o incluso la edad del coche, pueden ser factores decisivos en el buen o mal estado del sistema de escape.

Claves para un buen mantenimiento del sistema de escape

Todos los componentes que conforman el sistema de escape son de vital importancia en el funcionamiento de un vehículo. Por esta razón, comprobarlo con frecuencia y realizar las labores de mantenimiento pertinentes es fundamental para la buena salud de tu coche. El más evidente de sus componentes es el tubo de escape, el cual debe revisarse al menos una vez al año o, en su defecto, cada 50.000 km. No obstante, no puedes olvidarte de verificar el buen estado de otras piezas de gran importancia.

  • Tubos de entrada y salida

Es fundamental comprobar que la zona metálica que une los conductos con el vehículo se encuentra en buen estado. Además, debes verificar que los conductos no presenten señales de deterioro como fisuras, óxido o agujeros.

  • El silenciador

En el exterior, es importante comprobar que la carcasa no está agujereada, de ser así, la fuga de gases provoca ruidos. En el interior, hay que constatar el buen estado de los tubos y el separador del silenciador. Si al mover ambos, se produce un ruido de piezas sueltas significa que se encuentra en un avanzado estado de corrosión.

  • El catalizador

Este componente es el encargado de eliminar la mayor parte de los elementos contaminantes de los gases. Por una parte, hay que asegurarse de que la pieza de cerámica que se encuentra en la cámara del catalizador está bien sujeta. Por su parte, la carcasa térmica no debe presentar ninguna fisura o deformación. De no ser así, no quedará otro remedio que sustituirla.

  • Los soportes de caucho

Encargados de amortiguar los golpes, el deterioro o endurecimiento de estos elementos impide que realicen correctamente su función, ya que no se ajustan a las partes metálicas correspondientes.

El mantenimiento del sistema de escape de tu coche es una labor que debes realizar anualmente. No obstante, si detectas que el humo que expulsa es más denso de lo habitual, si hace ruido en exceso o si sientes vibraciones o ruidos de piezas sueltas, debes acudir lo antes posible a tu taller de vehículos de confianza para verificar el fallo y poder solucionarlo antes de que repercuta en la salud de tu coche.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies