fallos sistema suspensión, taller de coches,

Aprende a detectar fallos en el sistema de suspensión del coche

Al pensar en el mantenimiento de nuestro vehículo solemos fijarnos en aspectos como los frenos, los filtros o los neumáticos. Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones nos olvidamos del sistema de suspensión del coche, un elemento fundamental para la seguridad y cuyos fallos muchas veces no sabemos identificar. Para descubrir toda la información que necesitas sobre este sistema y sus características ¡quédate con nosotros!

Qué es el sistema de suspensión del coche

Se trata de un conjunto de elementos mecánicos que unen la parte suspendida del coche con la que se encuentra en contacto con la carretera. Su finalidad es asegurar el continuo contacto de los neumáticos con la superficie y absorber las irregularidades que esta presenta.

Como mencionamos anteriormente este sistema es fundamental no solo para la garantizar la seguridad del vehículo sino también la estabilidad. Junto con los frenos y los neumáticos conforma el denominado triángulo de seguridad del coche. Los principales elementos que componen el sistema de suspensión son:

  • El muelle. Se trata de un sistema elástico que une la zona de rozadura con el resto del vehículo absorbiendo las irregularidades para evitar deformaciones.
  • Los amortiguadores. Su misión es reducir al máximo las oscilaciones que se producen en el muelle. De esta manera, limita la velocidad de ascenso del sistema elástico para prevenir el efecto rebote.
  • Los brazos de suspensión. Situados sobre el chasis del coche, son elementos articulados que soportan el peso del vehículo a través de la suspensión.

¿Cómo detectar fallos en el sistema de suspensión del coche?

El correcto funcionamiento de la suspensión depende de que todos sus componentes trabajen de forma adecuada. No obstante, otros factores como el clima, el tipo de conducción, o los kilómetros recorridos también afectan al desgaste de este elemento. Por esta razón es fundamental estar atento a las señales de nuestro coche para identificar los posibles fallos en el sistema de suspensión.

Observa los neumáticos. Si detectas un desgaste asimétrico es una señal clara de un problema en la suspensión. También debes estar atento a si tu coche sufre efecto rebote de los neumáticos sobre la carretera o si se produce algún ruido.

Fíjate si aparecen manchas húmedas de aceite en los amortiguadores. Este es un signo evidente de un fallo en el sistema de suspensión.

Presta atención a las vibraciones en el volante. Ante esta situación lo más probable es que haya alguna deficiencia en la amortiguación delantera, por lo tanto lo más recomendable es acudir cuanto antes a un taller.

Vigila si se produce rebote acentuado. Esta situación sucede especialmente al conducir por lugares donde el asfalto se encuentra en mal estado, lo que provoca un desgaste en los amortiguadores.

Atento a una suspensión demasiado dura o muy blanda. Si a la hora de conducir notas incomodidad al realizar ciertas maniobras es un indicativo de un fallo en el sistema de suspensión del coche.

¿Has detectado alguna de estas señales en tu vehículo? Entonces debes acudir cuanto antes a tu taller de coches de confianza. Revisar y solucionar a tiempo los posibles fallos en el sistema de suspensión del automóvil es fundamental para garantizar la seguridad de sus ocupantes.

 

No hay comentarios

Publicar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies