Recomendaciones para Conducir Seguro con Lluvia

Los neumáticos son el único punto de contacto con la carretera y en caso de lluvia hay que aumentar la prudencia al volante, estando atentos en todo momento para poder anticiparse a cualquier imprevisto y siguiendo los siguientes consejos ante la lluvia:

  1.  Reducir la velocidad. Así se evita el «efecto spray» y que el agua sucia acabe en el parabrisas y limite la visibilidad.
  2. Aumentar la distancia de seguridad. La distancia de frenado debe ser el doble que en condiciones normales.
  3. Evitar el aquaplanning. Este fenómeno producido cuando los neumáticos son incapaces de evacuar el agua provoca que se deslicen por su capa superior. Para prevenirlo, se debe reducir la velocidad antes de cruzar un charco, sin frenar, desacelerando suavemente y sujetando con fuerza el volante. No hay que cambiar la trayectoria ni frenar hasta que no se sienta que el coche ha recuperado el contacto con la carretera. Es mejor seguir la huella del coche que nos precede, ya que hay menos agua en esa zona.
  4. Conducir con tranquilidad. Evitar los movimientos bruscos con el volante, el freno o el acelerador, prestando especial atención a los adelantamientos de camiones y autocares, ya que generan auténticas nubes de agua.
  5. Tener cuidado con las marcas en la calzada. No pasar, en la medida de lo posible, por encima de las marcas de pintura blanca de los pasos de cebra o de los carriles, ya que s agarre es inferior al del asfalto.
  6. Llevar las luces conectadas. Si la lluvia es muy intensa, se deben encender también las antiniebla para mejorar la visibilidad, y una vez haya cesado apagarlas para no deslumbrar al resto de conductores. Es muy importante que estén correctamente regladas.
  7. Cuidar los limpiaparabrisas. Se deben cambiar las escobillas si ya no cumplen su función correctamente. Asimismo, vigilar que siempre haya líquido limpiador para garantizar una buena visibilidad. Para evitar que se empañen los cristales por el cambio de temperatura interior/exterior, el climatizador es la mejor opción.

¿Cuándo se deben cambiar las pastillas de freno?

No hay nada más seguro en un vehículo que disponer de unas pastillas de freno en condiciones. Las pastillas de freno las debemos inspeccionar con asiduidad y cambiarlas cuando toque es una tarea importante en la rutina de mantenimiento del vehículo. Pero, ¿cuándo debe cambiarse las pastillas de freno?

¿CUÁL ES LA VIDA ÚTIL DE UNA PASTILLA DE FRENO?

Las pastillas y los discos de freno son los componentes del sistema de frenado con más exposición al desgaste. Dicho grado de desgaste dependerá del kilometraje realizado y de cuales sean las formas de conducción.

Así, los conductores que someten sus coches a esfuerzos de frenado considerables, por ejemplo, en carreteras de montaña, conducción con cargas pesadas, con sobrecalentamiento del sistema de frenado, deberían revisar sus frenos más a menudo.

Un desgaste excesivo de las pastillas y de los discos de freno puede conllevar serios riesgos para la seguridad del vehículo, e incluso puede dañar otros componentes como las pinzas de freno o las llantas.

Un sistema de frenado que no se encuentre en buenas condiciones supone un cien por cien de posibilidades de sufrir un accidente. El sistema de frenado debe inspeccionarse cada vez que el coche pase por el taller para cualquier revisión (cambio de aceite, filtros, etc.). No se debe, bajo ninguna circunstancia, exceder los 20.000 km sin hacer una revisión del sistema de frenado. Aunque esto no implica que dicha revisión vaya a requerir que cambiemos alguno de los componentes del mismo.

¿QUÉ SEÑALES SON CLARAS PARA DETERMINAR UN CAMBIO DE PASTILLAS?

  • Una pastilla nueva tiene un espesor de unos 15 mm, cuando el espesor disminuye a los 2-3 mm, es necesario sustituir la pastilla. Las pastillas de las ruedas delanteras se desgastan más rápido que las traseras.
  • Observa la señal luminosa en el salpicadero: Algunos vehículos vienen equipados con un indicador de desgaste electrónico que mediante una luz indicadora de emergencia en el salpicadero, avisan al conductor cuando la pastilla de freno está desgastada y debe cambiarse. Aquellos coches que no cuenten con dicho indicador tendrán que realizar inspecciones rutinarias de las pastillas de freno.
  • Escucha tu coche: Si oyes un sonido metálico al frenar, esto suele significar que el material de las pastillas de freno se ha desgastado y que debes cambiarlas inmediatamente. De no hacerlo, sus discos de freno podrían sufrir graves daños.

PRECAUCIONES QUE SE DEBE TOMAR AL CAMBIAR LAS PASTILLAS DE FRENO

  • Cambia las pastillas de freno antes de que se hayan desgastado por completo.
  • Después de cambiarlas, ten en cuenta que las pastillas nuevas necesitan un periodo de adaptación para proporcionar el mejor rendimiento. Conduce con precaución durante este periodo.
  • Tanto las pastillas del eje delantero como las del eje trasero deben sustituirse al mismo tiempo en los dos lados (derecho e izquierdo) para asegurar una frenada estable.

 No se debe, bajo ninguna circunstancia, exceder los 20.000 km sin hacer una revisión del sistema de frenado.